Tripp VR, la meditación de otra realidad



La aplicación de meditación está obteniendo una financiación impresionante, comenzando con su startup en Los Ángeles que ha recaudado 11 millones de dólares gracias a una inversión de Serie A, siguiéndole otra inversión por parte de Vine Ventures e Integrated, que elevó el financiamiento externo a unos 15 millones de dólares, más los 4 millones de dólares con los que habían comenzado.


Tripp es una aplicación que te llevará a través de meditaciones guiadas y con ejercicios igualmente guiados de respiración para conseguir la relajación para reducir el estrés de cada persona que haga uso de la aplicación mientras se le pueden mostrar paisajes espectaculares y escuchar una serie de frecuencias calmantes.


La aplicación está disponible en varias plataformas y diferentes precios, por ejemplo se encuentra en Oculus Quest y Oculus Rift, también en PSVR. Su precio varía ya que es cobrada por suscripción, 5 dólares al mes, 15 dólares anuales y por pago único 30 dólares.


Por el medio anda circulando, principalmente por la creadora de la aplicación Nanea Reeves que gracias a la crisis sanitaria mundial o la pandemia que ocasionó el Covid-19 ha provocado en la gente una conciencia sobre la salud mental y la importancia de reconocer la atención plena a uno mismo.


Pero lo más claro que se ha visto en este tiempo es como el entretenimiento ha tenido que buscar su lugar y cambiar de cierta forma para integrarse a los nuevos hábitos de las personas.


Las aplicaciones de entrenamientos o acondicionamientos físicos virtuales han ido a la alza, hay que tener en cuenta que las personas buscan cuidar de su salud, también que gran parte de las aplicaciones de este tipo son por suscripción al igual que la aplicación de Tripp, dentro de los nombres de estas aplicaciones tenemos a Supernatural y FitXR.


Pero no es sólo eso, también hay varias empresas que han optado por darle a sus empleados la oportunidad de adentrarse a la realidad virtual para mantenerse en movimiento incluso en casa como es el caso de Facebook que le dio a sus empleados visores Oculus Quest 2.